El gluten y la enfermedad celíaca

Actualizado: may 27

Probablemente habrás visto la etiqueta “sin gluten” en algún producto del super. Puede que para ti no sea determinante a la hora de elegir un producto u otro. Pero para los celíacos y los intolerantes al gluten estas dos palabras suenan a gloria.

La enfermedad celíaca es una enfermedad intestinal crónica. Provoca una atrofia intestinal que conlleva una mala absorción de nutrientes. Es decir, que los celíacos tienen mayor dificultad para extraer de la comida lo que nuestro cuerpo necesita para funcionar bien.

Sus síntomas son múltiples. Los más inmediatos son los intestinales: diarrea crónica, gases, pérdida de apetito, hinchazón, pérdida de peso, etc. Pero derivados de la mala absorción pueden aparecer síntomas como la anemia, osteoporosis, artritis reumatoide, infertilidad, … Incluso ansiedad y depresión.

A pesar de ser la enfermedad intestinal crónica más frecuente se estima que el 80% de los celíacos están sin diagnosticar. Hay muchos pacientes que no tienen síntomas o que son muy leves. Puede aparecer a cualquier edad. Pero es entre los 20 y los 40 años cuando más se suele descubrir.

Los intolerantes al gluten suelen sufrir los síntomas intestinales propios de la enfermedad celíaca. Pero no les afecta a la absorción de los nutrientes por lo que no suelen desarrollar el resto de síntomas de la celiaquía.


Ejemplo de alimentos con gluten - No apto para celiacos


¿Y qué es el gluten?

El gluten es una proteína fundamentalmente presente en el trigo, centeno y cebada. Aunque sea una proteína hay una buena noticia, no es esencial para las personas. Una dieta equilibrada libre de gluten te proporcionará todo lo que necesitas para garantizarte una buena salud. Eso sí, nunca debes retirarlo de tu dieta si no tienes síntomas de que te haga daño.


Gluten Free - Sin gluten símbolo para celíacos

Cuando te diagnostican celiaquía el único tratamiento es una dieta libre de gluten. Es ahí cuando te das cuenta de la cantidad de alimentos que lo contienen. Al principio te vas a pasar un buen tiempo en el supermercado leyendo todos los ingredientes de los productos. Enseguida te darás cuenta de que el gluten es un aditivo muy utilizado. Especialmente en la elaboración de panes y otros productos que contienen harina. Les aporta elasticidad y esponjosidad a la vez que impide que el pan se desmigue. Pero por estas propiedades también se utiliza en alimentos procesados que, a simple vista, no llevan harina: Por ejemlo: embutidos, salsas, yogures, frutos secos tostados, productos cárnicos, etc.


Si eres celíaco debes comprar productos en cuyo envase aparezca las palabras “sin gluten”.

También has de tener especial cuidado con la contaminación cruzada. Un alimento sin gluten puede “contaminarse” con gluten de otro alimento que lo tiene. También por usar los mismos utensilios para manipularlos. Si hay un celíaco en casa, su comida debe cocinarse en una zona diferenciada y con sus propios utensilios.


Para los celíacos la vida social puede llegar a ser realmente complicada. Algo tan habitual como salir de tapas o a cenar era, hasta hace poco, un riesgo muy alto para su salud intestinal. Afortunadamente, cada vez existe una mayor concienciación sobre esta enfermedad. Los restaurantes y locales de ocio llevan años adaptándose para ofrecer alternativas libres de gluten.


Como cualquier enfermedad, pero especialmente en enfermedades digestivas, la clave es llevar una buena alimentación. Tu dieta debe ser saludable y variada. Evitando el consumo de alimentos procesados.

Escrito por: Santi

8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo