¿El café es bueno o malo para la salud? Lo que dice la ciencia:

El café es mi segunda bebida después del agua. Mucha gente me considera un adicto al café por la cantidad que llego a consumir al día… Hay quien cree que es malo porque te pone nervioso o te quita el sueño. Pero también hay quien dice que puede ser bueno para la salud.

La semana pasa preguntábamos a nuestros seguidores en redes sobre qué temas les gustaría que hablásemos en este blog. Una buena amiga de la farmacia nos propuso “los beneficios del café”. ¿Y quién mejor para escribir sobre el tema que el que más café toma?


Abel sospechando de si café es bueno o es malo

Así que me puse a investigar qué dice la ciencia sobre el café. Tras unas pocas horas leyendo revisiones de artículos publicados en los últimos años me ha sorprendido mucho lo que he encontrado. Pero vamos por partes.


¿Qué es el café?

Vale, a ver, es una pregunta que nadie se hace. Todos sabemos qué es el café y cómo sabe. Pero lo que quiero recalcar con esta pregunta es que un café no es sólo una pequeña dosis de cafeína. Contiene más de 800 compuestos diferentes que también son responsables de los efectos que veremos a continuación. El ácido clorogénico es el segundo más conocido después de la cafeína.


¿Son todos los cafés iguales?

Es evidente que no. En función del tipo de café, o de dónde se cultiva, la concentración de cafeína y de los demás componentes es diferente. También es diferente el sabor, evidentemente. A modo de ejemplo, sabemos que un café Arábica contiene menos cafeína que un café de la variedad Robusta.


¿Si el café tiene esos componentes por qué a ti no te afecta igual que a mí?

No todos tenemos la misma “sensibilidad” al café. Desde que nos tomamos el café hasta que la cafeína llega a la sangre apenas pasan unos 15 o 20 minutos. A partir de ahí empieza a “hacernos efecto”. ¿Pero hasta cuándo? En adultos suele ser de 3 a 4 horas. En mujeres que toman anticonceptivos aumenta llegando a ser hasta 10 horas. En mujeres embarazadas y niños aumenta aún más. Es decir, depende de la edad, de la toma de ciertos medicamentos, de si estás embaraza y de cómo de bien funcione tu hígado.

También se ha establecido que hay ciertas características genéticas que te pueden hacer más o menos susceptibles a la cafeína.


¿Qué efectos tiene el café?

En primer lugar, vamos a nombrar los más conocidos. Los que no aparecen en las publicaciones científicas porque ya las conocemos:

  • Te ayuda a despertar

  • Te vuelve persona de nuevo

  • Mejora la concentración

  • Te hace temblar las manos

  • Es diurético

  • Está muy rico (opinión personal otra vez)

  • Mejora el rendimiento deportivo

Y muchas otras cosas que asociamos al café más por el ritual y la compañía que por la bebida en sí. Pero ¿qué dice la ciencia?


Lo que la ciencia dice sobre los beneficios del café:



Efectos sobre la tensión y el riesgo cardio-vascular:

Beber café aumenta un poquito la presión arterial (la tensión). Pero sólo de forma momentánea. Se ha demostrado que esta subida no tiene efectos clínicos relevantes ni aumenta el riesgo de padecer hipertensión.

Hace muchos años, en la década de los 60, se creía que aumentaba el riego de infarto y enfermedades cardíacas. Pero desde hace más de 20 años ya sabemos que no se ha demostrado ninguna relación entre el consumo de café y este tipo de problemas. Los estudios más recientes establecen que consumos de 3 a 5 tazas diarias incluso reducen el riesgo. Esto no parece deberse únicamente a la cafeína. Personas que toman café descafeinado también mejoran su riesgo cardiovascular.


Efectos sobre la diabetes tipo 2:

En 2014 se publicó un estudio que decía que un consumo de hasta 6 tazas de café al día reducía el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Tanto con café descafeinado como con café normal. Hay evidencias de que aumenta la secreción de insulina y mejora la resistencia a la insulina.


Efectos sobre enfermedades hepáticas:

Existen evidencias de beneficios a nivel clínico del consumo de café en pacientes con hepatitis B y C. También en hígado graso no alcohólico y otras enfermedades hepáticas. Diferentes revisiones concluyen que un consumo superior a 2 tazas al día se relaciona con una menor incidencia de fibrosis y cirrosis, menos daño hepático y menos mortalidad asociada a estas enfermedades. Se cree que se debe en gran parte al ácido clorogénico y a los antioxidantes presentes en el café.


Efectos sobre enfermedades neuronales:

En diferentes meta-análisis se ha visto que más de 3 tazas al día disminuyen el riesgo de desarrollar Parkinson. En cuanto al Alzheimer no hay una conclusión clara de si mejora o no.

Por otro lado, si se cree que existe una relación con el consumo de 4 tazas de café con cafeína al día y la reducción del riesgo de depresión y suicidio.


Otros efectos:

Existen otras muchas patologías dónde parece tener un papel protector. Pero con un nivel inferior de evidencia. Se cree que reduce el riesgo de determinados tipos de cáncer, incontinencia urinaria, etc.


La parte fea del café:

Todo parece muy bonito. ¿Pero qué hay de los efectos no deseados? Alguno tiene que tener. Lo más destacable de las revisiones que he leído es el aumento del riesgo de fracturas en mujeres. Pero no está del todo claro. Además, aunque muchos hablan de ciertos beneficios durante el embarazo, la cantidad máxima de cafeína que puedes tomar durante el embarazo son 200mg al día.


Hay mucha gente que no puede tomar café. Les produce irritabilidad, insomnio, nerviosismo, temblor de manos, etc. Si tú eres de estas personas no lo tomes. No vale la pena ese sufrimiento sólo por leer que puede ser bueno para la salud. Hay muchas cosas buenas para la salud que puedes hacer como llevar una dieta equilibrada, hacer ejercicio y seguir leyendo nuestro blog de vez en cuando.


Escrito por Abel.


218 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo